Café de la Reina

Conectado al vestíbulo de un elegante hotel de Lujo, el Café de la Reina o “BUR-BU-JA-JA” aporta la nota colorista y desenfadada al conjunto. El espacio se transforma de cafetería-delicatesen durante el día, a bar de sofisticados cocteles por la noche ofreciendo al visitante una envolvente de materiales iridiscentes y colores marinos.

Una gran barra verde y sinuosa recorre y estructura el alargado espacio, mientras una celosía de “algas” camufla el muro cortina de la fachada y las vistas de la ciudad más mundana, diluyéndolas en pequeños fragmentos de un mundo orgánico, subacuático. Paredes onduladas y suaves, con bandas reflectantes y bancadas y mesas circulares contribuyen --junto con los demás elementos-- a proporcionar una atmósfera sensorial donde el espacio y el usuario interaccionan a través del movimiento

Compartir:

Cliente

Aragonia

Localización

Zaragoza, España

Arquitectos

Belén Moneo, Jeffrey Brock

Equipo de Arquitectura

Andrea Caputo, María Pierres, Sandra Formigo, Andrés Barrón, Spencer Leaf and Silvia Fernández

Maqueta 3D

Andrés Barrón

vivienda familiar en Madrid
arquitectura Moneo Madrid
casa con jardin madrid
familiar house in madrid
arquitectura casa de campo madrid
casa alto standing madrid
Madrid house
proyecto arquitectonico casa madrid

Casa de Campo en Abantos Madrid

La ubicación de esta vivienda unifamiliar se encuentra en un lugar único que condicionaría toda la propuesta de arquitectura y diseño. Frente al Monasterio de San Lorenzo del Escorial, el terreno montañoso, poblado de altos pinos, robles, encinas y jaras, nos retó con su gran pendiente, mientras que la impresionante presencia del Monasterio y su estricta geometría se infiltró en nuestro diseño.  

La planta del proyecto, cuya orientación es exactamente la del Monasterio, se desarrolla sobre una retícula de nueve cuadros donde el cuadrado central forma un patio interior sobre el que gira la circulación interior de la casa.

A pesar de las complicaciones derivadas de la inclinación de la parcela, la conexión con el monte nos parecía imprescindible y la única solución fue integrarla en la arquitectura. La planta baja está escalonada en sección, siguiendo las cotas del terreno y permitiendo a cada espacio interior una relación inmediata con el jardín. Hacia la fachada este, la discontinuidad con el terreno en sección se resuelve elevando parte de la planta mediante un gran voladizo que alberga el espacio principal de estar. Esta aparente contradicción entre la existencia de un voladizo y el deseo de estar firmemente asentada en el terreno, se entiende por su orientación hacia el Monasterio. La levedad que le proporciona el voladizo enfatiza su aspiración por alcanzar la vista.

En cuanto a la propuesta de interiorismo de esta casa-patio, la posibilidad de construir una casa en la montaña con toda la estructura interior de madera vista nos sedujo. Los cuatro pilares del patio, hechos con madera de pino de Valsaín, anclan toda la estructura interior con las vigas principales de pino laminadas (de hasta 14 metros) y las viguetas de pino macizo. Esta estructura vertebrada de madera recorre libremente el espacio diáfano que proporciona la transparencia del patio interior, formando tanto espacios de doble altura como espacios abuhardillados e íntimos. Exponiendo los nudos entre las vigas nos encontramos detalles inesperados; la madera siempre permite soluciones ingeniosas aportando indiscutiblemente carácter, calidez y confort al interior de la casa.

Se produce un espacio compacto en el exterior, y a la vez espacioso y diáfano en el interior. Espacioso porque, al no tener la casa un piso bajo cubierta, todos los espacios son abuhardillados y los cuartos principales tienen gran altura de techo;  y diáfano porque las vistas y los espacios públicos continúan a través de la transparencia del patio.

Ambas escaleras interiores de la casa están ensambladas usando únicamente madera. Como si de un juguete de Meccano se tratase, peldaños y montantes se traban cuidadosamente produciendo una estructura suspendida de la viga de cubierta en el cuarto de juegos.  Debajo, un mueble estantería completa el diseño. Los huecos de las ventanas y puertas de madera de iroco, atrapados dentro de esta retícula estructural y pétrea de las fachadas, adquieren mayor libertad de movimiento, transmitiendo al exterior la fluidez informal de la vida interior.

Desde la entrada uno se encuentra frente al patio interior a través del cual se comprende toda la casa. Bajando metro y medio encontramos la cocina, despensa, lavandería y garaje; mientras que las zonas de uso común, tales como el comedor, cuarto de estar, porche y cuarto de jugar, ocupan la cotas bajas. Los dormitorios se encuentran en la planta superior. Un gran porche debajo del volumen de la casa que sobresale en voladizo, junto con numerosas terrazas, completan el programa.

Compartir:

Cliente

Privado

Localización

San Lorenzo del Escorial, Madrid, España

Superficie Construída

412 m²

Superficie de Parcela

2.915 m²

Arquitectos

Belén Moneo, Jeffrey Brock

Equipo de Arquitectura

Íñigo Cobeta, David Gosh, Silvia Fernández, Andrés Barrón, Spencer Leaf, Brenda Moczygemba, Carlos Revuelta, Jose Galarza

Arquitecto Técnico

Apartec, Francisco González,

Maqueta

Ivon Choy

Maqueta 3D

Andrés Barrón

Ingeniería de Estructuras

NB35

Constructora

Proyectos Swandance

Laboratorios de la Universidad del Rosario

El Campus de Quinta Mutis de La Universidad del Rosario tiene una estrecha relación con el barrio del Siete de Agosto en Bogotá. En su interior se combinan construcciones históricas de gran valor patrimonial con edificios de carácter industrial que restan valor al conjunto. El proyecto, que supone la primera fase de una renovación del campus, se sitúa en la esquina suroeste del conjunto y pretende sustituir a una serie de construcciones provisionales.

Moneo Brock propone enfatizar los valores de la Universidad del Rosario, y actualizarlos al siglo XXI. La visión de un campus universitario abierto y del edificio como ágora, no sólo para los estudiantes sino también para el barrio, supone un punto de inflexión en el proceso de diseño de este conjunto.

El  edificio de laboratorios se eleva sobre el barrio como un afloramiento mineral, dialogando tanto con la ciudad como con el rico paisaje de la ciudad de Bogotá. Este volumen se eleva sobre un basamento, de escala similar a las construcciones existentes, complementándolas y reaccionando en cada una de sus fachadas a los episodios circundantes.

Coronando el basamento, una gran terraza ajardinada suaviza la transición entre el volumen estilizado y el entorno de baja altura. La importancia de la vegetación, y la cercanía de los colombianos con su entorno botánico se dejan sentir en este espacio abierto con vistas.

Volumen alto y basamento quedan atados y estrechamente relacionados a través de una cadena ascendente de espacios comunes de doble altura que se combinan con espacios docentes y de investigación. Esto permite que el edificio se abra y tome conciencia del paisaje, además de ofrecer espacios flexibles que facilitar futuras ampliaciones y cambios de programa.

Espacios punteros que acogen e invitan a participar de esta institución a alumnos, profesores, empleados y a una comunidad de vecinos son aquí el motor de diseño.

El programa consiste en 25000 m² de edificio construido que se dividen en 12000m² de espacios docentes zonas comunes y áreas de investigación, 3000 m² de sótano y 9000m² de salones, oficinas y un gran espacio polivalente.

Compartir:

Cliente

Universidad del Rosario

Localización

Bogotá, Colombia

Superficie Construída

25.000 m²

Arquitectos

Belén Moneo, Jeffrey Brock, Fernando de la Carrera, Alejandro Cavanzo

Equipo de Arquitectura

Francisco Blázquez, Irene Alberdi

Maqueta

Moneo Brock

Maqueta 3D

Moneo Brock

Parque Fluvial del rio Tajo

La actuación principal de la propuesta es la de conservar y revitalizar el ecosistema propio del río Tajo, subrayando la importancia que tiene este paraje natural para el disfrute de todos los ciudadanos de Talavera, creando un Parque Fluvial Natural Paisajístico y Humano, apuntando a la posibilidad de que este Parque Natural del Tajo, que comienza en Talavera, pueda ir creciendo y sumando territorios y ciudades de tal manera que, en unos cuantos años, podamos recorrer las riberas de su cauce desde la sierra de Guadarrama hasta su desembocadura en Lisboa.


Por tanto, se entiende la actuación como una serie de intervenciones, todas ellas dentro del sentido global de esta prometedora idea. La primera condición será la de entender que el río debe ser el protagonista en este lugar, recuperando el importante valor que hizo que Talavera de la Reina se fundara junto a él. La segunda condición será la de hacer que el río sea accesible para el disfrute de todos los ciudadanos, para lo cual proponemos una serie de intervenciones y actividades que acercan la naturaleza y el río a la ciudad. Finalmente, si este parque se convierte en el enclave paisajístico de calidad que pensamos tiene el potencial de ser, el parque podría ser un reclamo turístico para Talavera a nivel nacional, como dotación supramunicipal, con oportunidades económicas y sociales de las que se beneficiaría la ciudad entera.


Las soluciones y los objetivos que se proponen pasan por medidas sostenibles para la mejora de la calidad del agua, la recuperación generalizada de los hábitats y especies propios del río Tajo en este tramo, la mejora paisajística, el uso del río y sus orillas acorde a la conservación de su biodiversidad y su paisaje y la exposición del proyecto a la participación ciudadana, con el fin de lograr un mayor conocimiento de su patrimonio fluvial.


Se pretende que el río sea para “todos” en sentido amplio; es decir: que permita el desarrollo de la vegetación y el complejo de hábitats propios del lugar; que albergue numerosas especies autóctonas de flora y fauna; que se mejoren y recuperen los escenarios paisajísticos del río y su vega, de gran calidad visual y enorme atractivo; que se permita el acceso a las orillas e islas a los ciudadanos de Talavera y a sus visitantes para su uso y disfrute; todo ello convenientemente armonizado para mantener la riqueza natural, el contenido paisajístico y los usos potenciales. En definitiva, se trata de conseguir un Parque Fluvial Natural Paisajístico y Humano.

Compartir:

Cliente

Confederación hidrográfica del Tajo y Ayuntamiento de Talavera de la Reina

Localización

Talavera de la Reina, España

Arquitectos

MONEO BROCK, BLASCO ESPARZA, EIN

Equipo de Arquitectura

Irene Alberdi, Mathilde Noirot